Search
Close this search box.

Domesticar el fuego

Compartir:

Han pasado 2.5 millones de años, más o menos, desde que nuestros ancestros comenzaron a comer carne. No era entonces nada parecido a lo que hacemos hoy.

En el libro Catching Fire: How Cooking Made Us Human, el autor Richard Wragham explica que aquellos homínidos pasaban el 25% del día masticando su comida, pero después pasaron dos cosas importantes: se desarrollaron cuchillos, lanzas y demás herramientas con filo, que permitió romper más fácilmente la piel de los animales y llegar a la parte comestible. La segunda y más importante fue la domesticación del fuego.

Con el fuego a su favor, comenzaron a cocinar la carne. Con el tiempo, esto provocó que el intestino y los dientes se volvieran más pequeños, porque masticar y digerir carne cocida es mucho más fácil que la carne cruda.

Eso llevó, a su vez, a que el cráneo y el cerebro se volvieran más grandes. Un cerebro más grande, con más conexiones neuronales, y además más complejas, desarrolló una mayor capacidad cognitiva; nació el lenguaje y el escalamos hasta el tope de la jerarquía de las demás especies del mundo. Pasamos de una especie más entre todo un ecosistema mundial lleno de otras muchas criaturas, a dominar el mundo. En el mejor y en el peor sentido posible.

Desde entonces hasta hoy las cosas han cambiado demasiado. El lenguaje nos hizo fuertes. Construimos y destruimos ciudades, imperios. Avanzó la ciencia y tecnología hasta volverse más inverosímil que la magia o la ficción. Encontramos curas para enfermedades, pero también creamos armas de destrucción masiva. La organización humana se volvió cada vez más y más compleja: gobiernos, iglesias, asociaciones, supraestados, megaimperios… Pero la carne sobre el fuego sigue ahí.

Esa liturgia que de por tan elemental, sigue estando vigente. Desde los antiguos cazadores-recolectores, que necesitaban organizarse entre varios para cazar una presa grande y, luego, sentarse todos en comunidad a comer, hasta los asados familiares de los domingos, en casa o en un restaurante.

La ceremonia del asado sigue ahí, vigente: sentarnos en comunidad, con las personas queridas, a jugar con el fuego o a esperar que un experto lo haga, para alimentarnos, pero también para disfrutar.

Porque a la domesticación del fuego le debemos ya demasiadas cosas, pero no está de más agregarle una más: gracias a eso, alimentarse dejó de ser una simple necesidad fisiológica y se convirtió en un placer.

Los asados son, pues, no solo la subsanación de una de las necesidades más básicas de todas, sino una razón más para agradecer por la vida. Y eso también se lo debemos al fuego.

Picture of Redacción XPOT
Redacción XPOT
Conocedor de todos los temas que puedas imaginar. Te conoce y sabe lo que necesitas y buscas, por eso siempre sabe qué recomendarte y cómo ayudarte.

RELACIONADOS

Máscaras: tradición que cruza fronteras

Máscaras: tradición que cruza fronteras

Es imposible hablar sobre historiantes y sus míticas danzas sin mencionar las características máscaras que ayudan a sus protagonistas a

Tu principal alimento

Tu principal alimento

Si lo que buscas es mantenerte sano, verte y sentirte de forma espectacular, te damos una guía de cómo lograrlo

Un paraíso tecnológico

Un paraíso tecnológico

La tecnología avanza con cada día que pasa y gracias a la nueva BINAES podemos explorar y experimentar con nuevas

¡Las nominaciones de los Oscar ya están aquí!

¡Las nominaciones de los Oscar ya están aquí!

Las nominaciones más codiciadas del mundo del cine finalmente salieron para reconocer el prestigioso trabajo de actores, actrices, directores, productores

Menos quejas y a dormir 

Menos quejas y a dormir 

El descanso suficiente y de calidad es vital para poder rendir al máximo día a día, por lo que es

El cielo y más allá

El cielo y más allá

Cada meta empieza con un sueño y aunque muchas veces parezca inalcanzable, son los pilotos los que mejor saben que

El tesoro del diseño local

El tesoro del diseño local

El camino del diseño de moda ha sido largo y complicado. Pero todos los altos y bajos han hecho que

Mujeres sobre ruedas

Mujeres sobre ruedas

“Ellas despiertan temprano, comen, entrenan al menos cuatro horas, vuelven para comer, reciben terapia, se van a dormir pronto y