Search
Close this search box.

La Dalia: más que un billar

Compartir:

Lo que hace aún más especial a un lugar es la historia de sacrificio, entrega, compromiso y amor que hace que este siga en pie.

Son las 4 de la tarde en el Centro Histórico de San Salvador. El sol está bajando y, aunque parezca irónico, parece que todo está en calma. Todo, excepto un lugar. En el segundo nivel de El Portal del Norte, mejor conocido como Portal La Dalia, se encuentra el lugar por el cuál es mejor conocido dicho lugar. La gente entra y se acomoda, un par juega billar, otros disfrutan de sus bebidas mientras hablan entre ellos, hay quienes que parecen visitar este mítico espacio por primera vez y se ven sorprendido mientras aprecian la pared de la entrada decorada con fotos de personajes importantes como Pedro Infante y demás. 

Así es el Club La Dalia sin importar el día. Un lugar concurrido que se ha vuelto el refugio de muchos o la vía de escape para otros. Un espacio que es capaz de transportarnos a distintas épocas sin perder ese toque moderno. Lo cierto es que La Dalia representa uno de los lugares más emblemáticos de esta zona de San Salvador. A estas alturas, da la sensación que no podemos hablar del Centro Histórico sin mencionar eventualmente a La Dalia.

Aunque muchos lo conozcamos por su indudable renacimiento, este club tiene una larga historia por detrás. Además de ser el billar más antiguo de la zona, La Dalia esconde en sus paredes una increíble historia familiar que continúa hasta la fecha. Pero, para poder comprenderla, es importante retroceder en el tiempo y cuando este mítico bar no era nada de lo que conocemos hoy en día.

Antes de convertirse en La Dalia, este local era la residencia del Club Español. Una cosa llevó a la otra y para 1937, Carlos Barrios funda el Club La Dalia, un lugar que más allá de ser un bar, era un espacio con distintos juegos de mesa, donde siempre ha sobresalido el billar. Durante años, este espacio significó más que un negocio para su dueño, era su hogar y sus clientes su familia, según recuerda su hija, Carla Barrios. 

Al igual que su papá, Carla recuerda su infancia rodeada del ruido y la energía tan característica del lugar. Desde siempre supo que La Dalia era un lugar mágico y ver el entusiasmo y la dedicación de su papá hizo que el amor por el club solo fuera creciendo. Sin embargo, no todo fue fácil y así como hubo épocas de prosperidad, las complicaciones no faltaron.

Tras el fin de la guerra y el inicio de una nueva etapa en El Salvador, el Centro Histórico se convirtió en tierra de nadie condenando al aislamiento a muchos locales, incluyendo La Dalia. Como si eso no fuera suficiente, la inevitable muerte de Don Carlos llegó y con ella la incertidumbre. Carla cuenta que en aquel entonces era impensable que una mujer pudiera hacerse cargo de un negocio como La Dalia debido a todo los riesgos que representaba y fue así como este lugar pasó a estar bajo la administración de José Luis Villeda. 

A pesar de la adversidad, Don José fue capaz de ponerse a la altura del reto y le dio un rostro diferente a La Dalia sin que esta perdiera su esencia. El panorama cambió y el billar más antiguo de la zona empezaba a recobrar el brillo, fue entonces en 2019 cuando Carla toma las riendas del lugar y decide trabajar de lleno para posicionar a La Dalia como uno de los lugares más importantes del Centro Histórico.

“Fue un acto de rebeldía porque mi mamá no estaba de acuerdo con que yo dejara mi trabajo para dedicarme al club” comenta Carla. Aún así, esto no la detuvo. Como su padre, Carla sabía que La Dalia era especial y valía la pena hacer todo lo posible para mantenerla viva.

Tras un par de años de incansable trabajo La Dalia se ha convertido en mucho más que un club, billar o bar. Sin perder su esencia, hoy es un lugar de puertas abiertas para artistas que buscan un espacio para darse a conocer. Todo esto ha sido posible gracias al trabajo de una familia que nunca perdió la esperanza de ver brillar el proyecto de un padre, un esposo y un amigo de todos los habitantes de los alrededores del Centro de San Salvador. 

Picture of Lucía Montiel
Lucía Montiel
Periodista. Criatura del 2000, por ende hija del internet. Como buena consumidora de Tik Tok habla rápido y de varias cosas a la vez. Le gusta hablar sobre películas, series y música.

RELACIONADOS

Libertad sin fronteras

Libertad sin fronteras

Dicen que andar en moto es como volar en tierra, una sensación inexplicable, una sensación que se acerca a la

Arquitectura, historia e identidad

Arquitectura, historia e identidad

Cada edificio guarda un valor histórico capaz de transportarnos en el tiempo, de igual forma, cada uno de ellos posee

La identidad detrás del traje

La identidad detrás del traje

Son muchos los colores, bordados y tradiciones las que representan a las distintas zonas de El Salvador, cada una de

Solecito, salud y atractivo

Solecito, salud y atractivo

Que nada te detenga de disfrutar de estas vacaciones. Aquí te dejamos algunas recomendaciones para pasarla bien sin descuidar tu

Dile adiós al miedo y usa bloqueador solar

Dile adiós al miedo y usa bloqueador solar

Aunque sean más que obvias las razones para utilizar protector solar todos los días, siguen existiendo mitos alrededor de su

Barbenheimer: en qué otras ocasiones hemos visto este fenómeno

Barbenheimer: en qué otras ocasiones hemos visto este fenómeno

¿Una estrategia de marketing o pura casualidad? Estas son algunas de las ocasiones en que dos grandes y muy diferentes

Skate, diseños e identidad

Skate, diseños e identidad

Las patinetas son una pequeña extensión del skater, los diseños en ellas son el reflejo de cada uno de ellos.

Lo que debes escuchar y conocer sobre Lasso

Lo que debes escuchar y conocer sobre Lasso

De hacerse viral en redes sociales a ser el invitado musical en el certamen Miss El Salvador. Esto es Lasso