Search
Close this search box.

Linaje de danzantes

Compartir:

Danzas, máscaras e historias. La tradición de Los Historiantes se sigue transmitiendo y conservando de generación en generación en muchos de los rincones de nuestro país.

En 1903 Los Historiantes se presentaron por primera vez en el cantón San Antonio Abad, en las cercanías del volcán de San Salvador, que cubría una amplia región al norte de San Salvador y que era próspera para la siembra. Pero los habitantes de este cantón no eran de ahí, vivieron toda su vida en Cuscatancingo, a unos cuantos kilómetros, pero las constantes invasiones de guatemaltecos a este lugar obligaron a varias familias salvadoreñas a moverse hasta las faldas del volcán de San Salvador. Desplazados por una guerra que no les correspondía, ocuparon un nuevo lugar, pero mantuvieron vivas sus tradiciones y su fe. La tierra era nueva, pero la devoción a San Antonio Abad fue la misma. Y también fue la misma la danza de Los Historiantes en honor de su patrono.

Parte de esta historia la conocemos gracias a Celio López, coordinador general del Comité de Tradiciones de San Antonio. Celio lleva 41 años activo, promoviendo y participando en todas las tradiciones, especialmente en la de Los Historiantes.

Celio comenzó a bailar para seguir los pasos de su abuelo. En aquel 1982 no se permitía que los menores de 30 años pertenecieran al grupo de danzantes, pero el abuelo de Celio, Santana, rompió la norma. Antes de debutar en la danza mayor, Celio recibió una máscara de historiante que le quedaba muy grande, pero como desde pequeño aprendió a tallar la madera para construir sus trompos y yoyos, consiguió un trozo de árbol de almendro y después de 15 días de trabajo creó una máscara que sí le quedaba. Celio se volvió también el creador de las máscaras. En 1984 comenzó, además, a dar clases a los jóvenes y adultos que deseaban ser danzantes.

En Santiago Texacuangos, Gilberto Pérez Escamilla es el enseñador del grupo de niños y niñas de los historiantes, pero su relación con esta tradición comenzó hace medio siglo. Bailó por primera vez en 1973 porque le prometió al patrón Santiago bailar en la historia. Se repitió en 1974. En adelante no bailó más, pero siempre se mantuvo cerca de la tradición y la fe. Como músico, como colaborador y, finalmente, en 2004, fundó el grupo de niños y niñas, porque el enseñador del grupo de adultos, Abel Sánchez, agonizaba. El sueño de Abel era tener un grupo de niños. Gilberto se lo cumplió.

Bailar la victoria

Vista de cerca, ninguna cultura en el mundo es pura; siempre es un cruce, siempre toma algo de otra; puede ser única, pero nunca es perfectamente original. Y mejor que así sea. El Salvador no es la excepción. En muchas regiones se conservan ritos, rituales o manifestaciones que nacieron gracias a la mezcla entre la religión que trajeron los españoles con las tradiciones que sobrevivieron de los antiguos moradores de estas tierras. Esa mezcla que a veces fue una permuta y a veces una agresión. 

Es frecuente encontrar cultos al dios judeocristiano con liturgias de los dioses prehispánicos. Así sucede con las historias, las leyendas y los mitos. La danza de Los Historiantes, por ejemplo, recrea la guerra entre cristianos y musulmanes ibéricos, llamados moros, durante casi 800 años, desde el 711 hasta 1492. El mismo año en el que Colón llegó a América sin saberlo.

El interés de los españoles por mostrar a su pueblo y a los pueblos vecinos su poderío hizo que en diversas regiones de España se comenzaran a recrear las batallas en forma de danzas. España celebró su triunfo sobre los musulmanes y le enseñó a sus colonias a bailar también estos triunfos.

Julio Martínez, director de la Escuela de Antropología de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), asegura que no hay claridad sobre cómo la tradición de moros y cristianos llegó a nuestro país, pero sí sabemos que fue una práctica común en todos los territorios conquistados por la corona española. Para 2017, dice Martínez, se tenía registro de 32 grupos de historiantes, en 31 municipios del occidente, centro y oriente en El Salvador.

Guardianes de la tradición

Unos siglos después, aquellas batallas entre moros y cristianos en la península forman parte de la tradición de El Salvador. Heredamos, para bien o para mal, épicas y héroes que no nos pertenecían originalmente, pero que hoy forman parte de nuestro adn cultural, que sirven para afianzar mejor el escurridizo epíteto de identidad.

Y en este momento, en el que las fronteras de lo propio son más difusas que antes, en el que internet nos enseñó el costo de lo efímero, afianzar una identidad, peor todavía, una identidad de nación, es una tarea poco menos que quijotesca.

Gilberto y Celio no solo comparten el arte de los danzantes, el conocimiento y la devoción por estas tradiciones, también tienen en común que han heredado a sus nietos ese mismo espíritu. Los dos nietos de Celio y uno de los nietos de Gilberto son, desde una edad muy corta, herederos y, de alguna manera, también guardianes de una tradición que nos toca muy de cerca.

Ellos y todos los demás hijos y nietos que hay en el país que aún guardan las tradiciones de sus padres y abuelos son, además, uno de los últimos refugios de una parte de la identidad salvadoreña que, contra todo pronóstico de modernidad, se resiste a morir.

Redacción XPOT
Redacción XPOT
Conocedor de todos los temas que puedas imaginar. Te conoce y sabe lo que necesitas y buscas, por eso siempre sabe qué recomendarte y cómo ayudarte.

RELACIONADOS

La naturaleza  y la comodidad van de la mano

La naturaleza  y la comodidad van de la mano

Nuestra casa es un lugar especial y qué mejor forma de llenarlo de vida que con plantas que se acoplen

Estallido musical: los noventa en El Salvador

Estallido musical: los noventa en El Salvador

La escena musical salvadoreña es amplia y aunque la gran protagonista (casi) siempre sea la cumbia, el rock salvadoreño no

El surf como deporte olímpico

El surf como deporte olímpico

Afortunadamente nuestro país está siendo testigo del crecimiento de una camada de surfistas que están triunfando a nivel internacional.

Hospital de Tablas de Surf: Artesanía y ciencia

Hospital de Tablas de Surf: Artesanía y ciencia

La combinación perfecta de ciencia, artesanía y la esencia de una persona se materializa de forma perfecta en una tabla

El ahorro se traduce en dinero 

El ahorro se traduce en dinero 

Cuando hablamos de ahorro de energía pensamos primero en un bien para el planeta, pero cuidar nuestro consumo de energía

4 cócteles a base de ron que debes probar

4 cócteles a base de ron que debes probar

Aunque muchas veces decidimos no complicarnos demasiado a la hora de disfrutar de un trago, no hay nada como un

El arte de sentirse bien

El arte de sentirse bien

Nuestro bienestar no está limitado a la salud física o emocional únicamente. Ponerle atención a los distintos ámbitos de nuestra

Preparación de futuros guardianes

Preparación de futuros guardianes

La seguridad que una tradición se mantendrá viva con el paso del tiempo es el resultado de la preparación que