Search
Close this search box.

La forma del caos

Compartir:

“Pido lealtad a la amistad y comprensión al Arte y a los Artistas”. Esto lo escribió Julia Díaz en 1984. Un año antes había fundado el Museo Forma, el primer museo de arte clásico salvadoreño. Antes de eso no había nada, solo el museo nacional de antropología.

Pero esta no era la primera vez que Julia le abría un espacio al arte en El Salvador. Veinticinco años antes, en 1958, fundó la Galería Forma, la primera galería de arte del país. Dos hitos separados por un cuarto de siglo, pero que responden a la misma devoción, al mismo sueño, de la misma artista.

Díaz pertenece a la primera generación de artistas formados en la escuela de Valero Lecha, aquel pintor español al que algunos todavía le endosan el título de Padre de la Pintura Salvadoreña.

Con ella vendrían nombres que todavía perviven en la memoria del país: Noé Canjura y Mario Araujo Rajo, por mencionar algunos.

Artistas en un país apático; pioneros de un tesoro que nadie busca.

Quizás —y aquí entramos al terreno de la conjetura— por eso Julia hizo lo que hizo: abrió espacios, apoyó como pudo a los artistas que venían detrás, se volvió portavoz del arte y los artistas. Quizás por eso sintió la necesidad de pedirles a ambos comprensión: es difícil explicarle a un pueblo hambriento y vapuleado por qué el arte es importante; pero el arte es importante porque nos humaniza y hay que decirlo. Julia lo dijo.

Han pasado 65 años desde aquella primera galería y 40 desde aquel primer museo. Han pasado artistas, reconocidos y no; talentos, cultivados y no; nombres y biografías; guerras, gobiernos y desgobiernos; atrocidades y bondades, y el Forma sigue ahí: un estandarte sistemáticamente ninguneado por la sociedad en general, pero que cada vez se vuelve más necesario que nunca.

Porque las 64 obras que componen la colección que trabajó Julia Díaz no son un patrimonio de su familia ni de la fundación que lleva su nombre: es un patrimonio de El Salvador; es un mapa de la pintura salvadoreña del siglo XX. Es un mirarnos a nosotros mismos a través de los ojos de los artistas que nacieron, vivieron, amaron y murieron en el mismo terruño que hoy habitamos.

No es la primera vez que se habla de Julia Díaz, de su obra, de su museo, de su legado. Tampoco será la última.

Pero creemos que el arte no es, ni debe ser, un placer de las élites, sino un caudal del país. Porque el arte nos vuelve humanos, nos sensibiliza y nos enseña a ver las cosas desde otro lado y con empatía. También nos narra la historia, el pasado, tan fundamental como los sueños para vivir y sobrevivir.

Ella lo sabía y lo dijo tantas veces como pudo.

“Mi obra ha sido dolorosa, escasa, es un grito que no acaba de salir. Mi interesante obra continúa. Nací para la lucha…”, escribió Julia en el mismo texto de 1984.

Y su obra continúa, de la mano de jóvenes artistas a los que nunca conoció, pero que en su herencia siguen encontrando el espacio para mostrarle al mundo que el arte y los artistas siguen acá. De pie. Dándole forma al caos.

Redacción XPOT
Redacción XPOT
Conocedor de todos los temas que puedas imaginar. Te conoce y sabe lo que necesitas y buscas, por eso siempre sabe qué recomendarte y cómo ayudarte.

RELACIONADOS

Las claves de una dieta saludable

Las claves de una dieta saludable

Empezar una nueva dieta no tiene porqué ser un sacrificio. Cambiar nuestra vida es la oportunidad perfecta para experimentar con

Todo lo que tienes que saber para un maridaje perfecto

Todo lo que tienes que saber para un maridaje perfecto

El maridaje es todo un arte y, aunque venga con algunas recomendaciones incluidas, lo más importante es probar nuevas combinaciones

Rituales estilo salvadoreño que recibe el año nuevo

Rituales estilo salvadoreño que recibe el año nuevo

Hay muchas formas de recibir un año nuevo, pero los salvadoreños tienen sus propias formas de darle la bienvenida a

BINAES: Un espacio para todos

BINAES: Un espacio para todos

Desde libros hasta tecnología, la nueva biblioteca es un espacio hecho para todos los gustos, pero sobre todo, todas las

El sencillo arte de relajarse

El sencillo arte de relajarse

Relajarnos no siempre tiene que ir de la mano con la actividad física, sesiones grupales o salir de casa. Dentro

Rider Brothers: locos por las dos ruedas

Rider Brothers: locos por las dos ruedas

Su ex rompió con él porque le dijo que mucho tiempo le dedicaba a la organización y logística del club.

Música salvadoreña hecha en casa

Música salvadoreña hecha en casa

La escena musical en El Salvador ha ido creciendo y evolucionando, permitiendo que hoy exista todo un repertorio de artistas

Cómo Angus Cloud se volvió inolvidable y nos robó el corazón

Cómo Angus Cloud se volvió inolvidable y nos robó el

De trabajar en un restaurante en Brooklyn a convertirse en el corazón de una de las series más populares de