Search
Close this search box.

La forma del caos

Compartir:

“Pido lealtad a la amistad y comprensión al Arte y a los Artistas”. Esto lo escribió Julia Díaz en 1984. Un año antes había fundado el Museo Forma, el primer museo de arte clásico salvadoreño. Antes de eso no había nada, solo el museo nacional de antropología.

Pero esta no era la primera vez que Julia le abría un espacio al arte en El Salvador. Veinticinco años antes, en 1958, fundó la Galería Forma, la primera galería de arte del país. Dos hitos separados por un cuarto de siglo, pero que responden a la misma devoción, al mismo sueño, de la misma artista.

Díaz pertenece a la primera generación de artistas formados en la escuela de Valero Lecha, aquel pintor español al que algunos todavía le endosan el título de Padre de la Pintura Salvadoreña.

Con ella vendrían nombres que todavía perviven en la memoria del país: Noé Canjura y Mario Araujo Rajo, por mencionar algunos.

Artistas en un país apático; pioneros de un tesoro que nadie busca.

Quizás —y aquí entramos al terreno de la conjetura— por eso Julia hizo lo que hizo: abrió espacios, apoyó como pudo a los artistas que venían detrás, se volvió portavoz del arte y los artistas. Quizás por eso sintió la necesidad de pedirles a ambos comprensión: es difícil explicarle a un pueblo hambriento y vapuleado por qué el arte es importante; pero el arte es importante porque nos humaniza y hay que decirlo. Julia lo dijo.

Han pasado 65 años desde aquella primera galería y 40 desde aquel primer museo. Han pasado artistas, reconocidos y no; talentos, cultivados y no; nombres y biografías; guerras, gobiernos y desgobiernos; atrocidades y bondades, y el Forma sigue ahí: un estandarte sistemáticamente ninguneado por la sociedad en general, pero que cada vez se vuelve más necesario que nunca.

Porque las 64 obras que componen la colección que trabajó Julia Díaz no son un patrimonio de su familia ni de la fundación que lleva su nombre: es un patrimonio de El Salvador; es un mapa de la pintura salvadoreña del siglo XX. Es un mirarnos a nosotros mismos a través de los ojos de los artistas que nacieron, vivieron, amaron y murieron en el mismo terruño que hoy habitamos.

No es la primera vez que se habla de Julia Díaz, de su obra, de su museo, de su legado. Tampoco será la última.

Pero creemos que el arte no es, ni debe ser, un placer de las élites, sino un caudal del país. Porque el arte nos vuelve humanos, nos sensibiliza y nos enseña a ver las cosas desde otro lado y con empatía. También nos narra la historia, el pasado, tan fundamental como los sueños para vivir y sobrevivir.

Ella lo sabía y lo dijo tantas veces como pudo.

“Mi obra ha sido dolorosa, escasa, es un grito que no acaba de salir. Mi interesante obra continúa. Nací para la lucha…”, escribió Julia en el mismo texto de 1984.

Y su obra continúa, de la mano de jóvenes artistas a los que nunca conoció, pero que en su herencia siguen encontrando el espacio para mostrarle al mundo que el arte y los artistas siguen acá. De pie. Dándole forma al caos.

Picture of Redacción XPOT
Redacción XPOT
Conocedor de todos los temas que puedas imaginar. Te conoce y sabe lo que necesitas y buscas, por eso siempre sabe qué recomendarte y cómo ayudarte.

ÚLTIMAS NOVEDADES

RELACIONADOS

La identidad detrás del traje

La identidad detrás del traje

Son muchos los colores, bordados y tradiciones las que representan a las distintas zonas de El Salvador, cada una de

El cielo y más allá

El cielo y más allá

Cada meta empieza con un sueño y aunque muchas veces parezca inalcanzable, son los pilotos los que mejor saben que

Al ritmo del skate

Al ritmo del skate

La música es indispensable y para la cultura skate se convirtió en uno de los pilares para promover y llegar

La michelada: nuestra favorita del verano

La michelada: nuestra favorita del verano

Podrán existir miles de cócteles, pero el amor universal por la michelada es un hecho indiscutible, especialmente cuando buscamos refrescarnos

La voz controversial y revolucionaria de Sinéad O’Connor

La voz controversial y revolucionaria de Sinéad O’Connor

Polémica, rebelde y fiel a sí misma, a pesar del rechazó que Sinéad O’Connor recibió por diferentes controversias, su voz

Los “tokes” de los 90

Los “tokes” de los 90

No desmeritamos el impacto del rock salvadoreños, pero es probable que su auge no hubiese sido el mismo sin los

Turismo responsable junto a ballenas

Turismo responsable junto a ballenas

Ver ballenas nos emociona, pero recuerda que el avistamiento de ellas debe ser responsable y realizado por personal acreditado por

Acompañamientos únicos para tu asado 

Acompañamientos únicos para tu asado 

Aunque la estrella de nuestro platillo es sin duda la carne, no hay nada como acompañarlo con guarniciones únicas que